El sector de supermercados y los sistemas de micro-fulfillment

El sector de supermercados y los sistemas de micro-fulfillment

Yo era un niño cuando los primeros hipermercados comenzaron a aparecer en España. Recuerdo cuando nuestra familia iba, una vez al mes, y llenaba el coche lo más posible con la “compra del mes”. La mayoría de los productos frescos todavía se compraban en tiendas locales, pero esos viajes al híper fueron un punto de inflexión en la forma en que las familias hacían sus compras. Recuerdo también subir cinco pisos de escaleras, con todas esas bolsas hasta casa. Por supuesto, esos eran otros tiempos, mientras España despertaba después de la dictadura. Como consecuencia de este cambio en los hábitos de compra, muchas pequeñas tiendas de barrio cerraron, cambiando el mapa de venta minorista.

Avancemos rápidamente hasta estos días, y han sucedido muchas cosas en el sector de la alimentación. Durante los últimos años, el sector de comestibles ha quedado rezagado respecto al comercio electrónico, con solo del 2 al 3% de las ventas totales de comestibles en EE.UU. realizadas online. Esta tendencia está cambiando muy rápidamente. Estamos observando otra revolución en cómo los clientes hacen la compra.

Las ventas de comestibles online han crecido un 15% el año pasado y seguirán creciendo a dos dígitos para llegar a 162 mil millones de dólares en 2024, según el «Informe del Sector de Alimentos y Bebidas» de Edge by Ascential. Este crecimiento conlleva también nuevos hábitos de compra:

 

Entrega en el mismo día: durante 2018, muchos minoristas ya prepararon un porcentaje de sus tiendas para la entrega en el mismo día. En 2019, Kroger, Target y Albertsons tenían más del 80% de sus tiendas listas para la entrega el mismo día. Walmart todavía tiene solo alrededor de un tercio de sus tiendas preparadas para la entrega el mismo día, aunque están invirtiendo fuertemente en la “curbside pickup” (recogida en acera).

 

Click and collect: también conocido como BOPIS (acrónimo de Buy Online Pickup In Store). Los clientes compran en línea y recogen sus pedidos en la tienda. Este hábito ofrece a la tienda dos ventajas principales: no costes de transporte y la posibilidad de vender más al cliente, que puede optar por comprar otros artículos una vez que esté en la tienda.

 

Recolección en la acera (Curbside pickup): es una modalidad de clic and collect. Los clientes hacen pedidos en línea, y cuando llegan al parking de la tienda, un empleado llevará sus bolsas de compra al automóvil. Este sistema, que no se usa generalmente en Europa en este momento, está creciendo significativamente en los EE. UU. Con un crecimiento del 130% durante 2019. Walmart expandió más de 3.000 lugares de curbside pickup el año pasado, seguido de otros como Amazon con Whole Foods, Kroger e Instacart . Durante 2019, los lugares de curbside pickup crecieron de 5.615 a 9.408, según el informe de Fabric «informe de comestibles en línea de 2019».

Estas modalidades de compra están imponiendo varias restricciones a los minoristas. Una lista de compras típica contiene un promedio de 40 a 50 artículos. Poder cumplir con estos pedidos se vuelve más complejo ya que el pedido debe cumplirse rápidamente. Además, hay diferentes temperaturas para diferentes productos: el yogur y la leche necesitan una temperatura diferente que el helado o el jabón.

Muchos de los principales minoristas de comestibles todavía preparan los pedidos en la misma tienda, y tienen empleados que «compran» las listas en la misma tienda. Este sistema comienza a perjudicar la experiencia de los compradores en la tienda, ya que los pasillos se congestionan.

Un nuevo sistema que comienza a llamar mucho la atención es el sistema de micro-fulfillment. Estos sistemas automatizados se instalan en el almacén de la tienda. Este sistema ayuda a cumplir con los pedidos en línea, reponiendo los estantes de la tienda y satisfaciendo todas las nuevas necesidades de los pedidos en línea, como se comentó anteriormente.

Un sistema óptimo de micro-fulfillment debe obtener buenas calificaciones en:

 

  • Densidad de almacenamiento: se instala en almacenes existentes, muchos de 800 hasta 3.000 metros cuadrados. Tener una densidad de almacenamiento elevada, tanto en SKU como en volumen de productos, es una de las características esenciales para estos sistemas.
  • Rendimiento: se necesita un rendimiento adecuado para poder reponer la tienda y preparar pedidos en línea sin convertirse en un cuello de botella. De todos modos, en este tipo de sistema, no hay necesidad de los altísimos rendimientos que tienen los centros de distribución, ya que el volumen de pedidos en línea es menor, por ser compras para un área local.
  • Tiempo de respuesta: junto con la densidad de almacenamiento, esta es una de las características que debe tener cualquier gran sistema de micro fulfillment. Estos sistemas deben dar un tiempo de respuesta adecuado para:
  • Click and collect and curbside pickup: una vez que el pedido está listo, el sistema debe almacenarlo hasta que llegue el cliente. Una vez que el cliente llega a la tienda, sus bolsas deben entregarse en el orden de segundos, no minutos. Las tiendas pueden lograr esto almacenando en armarios o torres inteligentes, o incluso mejor, en el mismo sistema de micro cumplimiento.
  • Reposición de los estantes en la tienda: eludir tener estantes fuera del producto es una de las cosas más importantes que las tiendas deben hacer para evitar compras perdidas. Las tiendas ya están utilizando robots para verificar la disponibilidad del producto en los estantes. Cuando detectan una ruptura de existencias, envían un mensaje al sistema con la necesidad de reponer los estantes. Esta operación necesita un tiempo de respuesta muy corto.
  • Entrega en treinta minutos: empresas como Amazon, Carrefour y Kroger tienen como objetivo la entrega en 30 minutos. Poder entregar un pedido en 30 minutos significa que los artículos deben recogerse y empacarse pocos minutos después de que el cliente haya realizado el pedido. Los plazos de entrega se acortarán en el futuro. Es necesario tener sistemas capaces de preparar pedidos en muy pocos minutos, reconociendo que las soluciones para la optimización, como el picking in batch y la agregación de listas, no son posibles, ya que debe proceder con el pedido tan pronto como llegue.

 

Esta fascinante evolución del procesamiento (fulfillment) en el sector de la alimentación no es exclusiva. Los sistemas de micro-fulfillment se están extendiendo a otras industrias. Electrónica con Best Buy y mejoras para el hogar con The Home Depot, son solo ejemplos de una nueva solución para el omnicanal, que ahora se está volviendo más una realidad y menos una palabra de marketing.

Por ahora, pediré un helado esperando tenerlo en casa en 30 minutos, justo a tiempo para comerlo mientras veo mi serie favorita de Netflix.